Un coche eléctrico con piloto automático

Un coche eléctrico con piloto automático

Será presentado oficialmente en mayo, en la conferencia robótica ROBOMEC

El coche eléctrico reduce la contaminación ambiental y contribuye a mejorar la vida de las ciudades. Ahora está a punto de facilitarte la vida a los ancianos y a las personas con movilidad reducida. Hitachi ha desarrollado un prototipo que circula por la acera y traslada a sus ocupantes mediante una tableta electrónica en la que se introducen coordenadas. Se llama ROPITS (Robot for Personal Intelligent Transportation System) y está pensado para la tercera edad o para todas las personas con problemas de movilidad. Los experimentos fueron realizados en la localidad de Tsukuba, en la provincia de Ibaraki con excelentes resultados. El margen de error de este coche eléctrico fue de un metro. Impresionante. ROPITS es un coche eléctrico atípico. Es autónomo y funciona de forma bastante sencilla. Primero hay que introducir las coordenadas en una tableta. De esta forma, el coche puede ir a recoger a una persona, sin nadie al volante. Luego, la persona entra en el coche y ROPITS le trae de vuelta. Fácil. Obviamente, cuenta con una avanzada tecnología que le permite sortear todo tipo de obstáculos. Una cámara 3D, giroscopios y sensores permiten medir las distancias por láser y frenar justo a tiempo si hay un peatón delante. Un complejo sistema de mapas geométricos tridimensionales realizados en base a datos oficiales de la Autoridad de Información Geoespacial de Japón, permite anticiparse a baches o escalones. Los datos son transmitidos en tiempo real por satélites GPS y ROPITS reacciona de forma inmediata. Es el taxista ideal: no marea, siempre va en la dirección correcta y no habla del tiempo, los atascos o los resultados del fútbol. Y por supuesto, no contamina.