¿Son los coches eléctricos vulnerables a las temperaturas extremas?

¿Son los coches eléctricos vulnerables a las temperaturas extremas?

Su autonomía puede verse afectada hasta en un 60% en condiciones climáticas duras

En Bluemove hemos incorporado la contribución al cuidado medioambiental en nuestra filosofía de trabajo desde el primer momento. Creemos que el carsharing ayuda a mejorar la movilidad en las ciudades, y contamos con un importante número de coches eléctricos en nuestra flota. Creemos que la adopción de esta tecnología es una apuesta de futuro de cara a unas ciudades más limpias y sostenibles.

 

En los últimos meses hemos asistido a un incremento notable del interés por los coches eléctricos. Los medios de comunicación prestan cada vez más atención a todas las noticias relacionadas con esta nueva tecnología que, poco a poco, va haciéndose más accesible para todos los usuarios. Hoy mismo hemos conocido la noticia de que Telefónica se ha convertido en el principal socio en materia de conectividad de Tesla, el fabricante estadounidense de coches eléctricos premium, y prestará servicio M2M a sus coches eléctricos en Europa.

 

Las grandes marcas fabricantes también están invirtiendo de decididamente en tecnologías híbridas y eléctricas, aportando novedades y mejoras consistentes en cada nueva encarnación de sus productos. Muestra de ello es el innovador sistema acústico que BMW incorporará a su deportivo híbrido con el fin de prevenir accidentes peatonales, o el coche más pequeño del mundo, que no solo es eléctrico, sino que además flota para poder escapar a un tsunami.

 

Sin embargo, la tecnología es precisamente uno de los argumentos más utilizados por los detractores del coche eléctrico. Hace tan solo unos días, un artículo advertía de que un estudio elaborado por la Asociación Automovilística estadounidense (AAA) demostraba que la autonomía de estos coches se ve seriamente reducida en caso de circular en temperaturas extremas. El modelo utilizado en la prueba veía reducido su alcance en hasta un 57% en bajas temperaturas (-6º) y en cerca de un 30% cuando el termómetro supera los 35º.

 

Si bien se trata de un estudio riguroso realizado por una entidad de prestigio, no faltan voces que advierten de que la AAA puede estar dando un espaldarazo a los fabricantes de modelos tradicionales, que continúan siendo mayoritarios entre las marcas comercializadas en EE.UU. También se argumenta que, incluso en estas condiciones climáticas extremas, el trayecto diario en ciudad no es lo suficientemente largo como para que corramos el riesgo de agotar la carga del coche, y menos aún si utilizamos la opción de carsharing, que se ajusta a las horas concretas en que necesitamos disponer de un vehículo. También hay que tener en cuenta que son cada vez más los puntos de recarga disponibles en las principales ciudades.

 

En cualquier caso, la apuesta por los vehículos eléctricos sigue adelante con fuerza, y es de esperar que los fabricantes continúen mejorando el rendimiento y la autonomía de sus modelos, lo que contribuirá a aumentar su parque instalado y a mantener un ambiente más saludable en las ciudades.

 

¿Qué os parece la tecnología de los coches eléctricos, bluemovers? ¿Creéis que su sensibilidad a las temperaturas extremas puede resultar un obstáculo en nuestro país?