El primer prototipo de coche eléctrico que funciona con agua de mar

El primer prototipo de coche eléctrico que funciona con agua de mar

En el pasado Salón de Ginebra fue presentado como un proyecto uno de los proyectos que más futuro puede tener en el mundo de la automoción y de la sostenibilidad. Se trata del deportivo eléctrico Quant e-Sportlimousine desarrollado por NanoFlowcell en colaboración con la marca de deportivos Koenigsegg.

Este deportivo eléctrico de líneas aerodinámicas podría ser capaz de alcanzar una velocidad punta de 380 kilómetros utilizando solo y únicamente agua de mar como combustible. El coche dispondrá de dos grandes tanques de 200 litros, uno cargado de forma negativa y otro positiva. Mediante el proceso dos bombas aspirarán los compuestos para que entren en contacto a través de una membrana especial que hará que hará electricidad instantánea. Con el total de sus 400 litros almacenados se podrá alcanzar una autonomía de 600 kilómetros.

Este prototipo produce su propia electricidad mediante un acumulador electroquímico, la misma fuente eléctrica utilizada por la NASA en sus laboratorios espaciales para generar energía.

Las ventajas que ofrece este deportivo eléctrico son el rendimiento que conlleva esta tecnología, su alta densidad de carga y la reducción de peso con respecto a las baterías convencionales. Además contiene otra ventaja esencial y es que sustituye las sustancias nocivas de las baterías convencionales por un el agua de mar.

El Quant e-Sportlimousine tiene el futuro en sus manos y con ello se van a empezar a fabricar cuatro unidades por el momento. Su misión por el momento es la de explorar y experimentar esta fuente de energía por parte de NanoFlowcell.